Galeria Marta Cervera

Lisa Oppenheim 'Fuegos grandes y pequeños'

Lisa Oppenheim 'Fuegos grandes y pequeños'

Thursday, September 15, 2011Saturday, November 12, 2011


Madrid, Spain

Please scroll down for english version

Lisa Oppenheim

Todo empieza con el fuego como substituto del sol. Su reproducción en miniatura en la punta de una rama. Eso que ilumina primero la noche. Y tan lejos como viaje la luz, es velocidad e intensidad. A través de manifestaciones tecnológicas hasta el brillo de la noche que emana del teclado en el que aparece este texto, todo se reduce a que el sol está compuesto de varios fuegos y a que la función del fuego es la de reproducir la luz y el calor del sol.

Los tres cuerpos de la obra presente anulan la diferencia entre cómo se hacen las imágenes y lo que muestran. Es un sistema circular, una especie de hermenéutica de la imagen, aunque imperfecta y tambaleante. Imperfecciones conceptuales y estructurales, los baches de la circunferencia del círculo hermenéutico describen tanto el espacio que estos tres proyectos habitan como la línea quebrada que los conecta.

El fuego es utilizado para exponer imágenes de humo en las fotografías "Cuando el río sueña, es que el agua lleva" (2011). Esto no es un equivalente literal de un proverbio inglés sobre el humo y el fuego, sino más bien una precisa traducción metafórica. La presencia de humo requiere el fuego, aunque sea invisible. En lugar de utilizar la luz de la ampliadora, se utiliza para exponer el negativo la luz de un fósforo. El fuego queda fuera del marco de la foto, excluido de la vista, reapareciendo en el fósforo encendido en el cuarto oscuro donde se realiza la imagen.

“Yule Log” ("Tronco de Navidad") (2009) es una película del fuego de una chimenea que se transmite en Nueva York cada mañana de Navidad. Esta chimenea mecánica tiene la función de guíar a Papá Noel por la chimenea para que los niños sin chimenea de la ciudad puedan recibir también los regalos. La imagen ha sido copiada 28 veces, para conmemorar el número de años que ha sido transmitida hasta 2009. Con el paso del tiempo y con cada "generación" de espectadores la imagen va cayéndose a pedazos, hasta que se funde en blanco, como si la película misma hubiera sido víctima de su fuego.

En “Heliograms” (2011) una imagen del sol del 08 de julio 1876 es expuesta en diferentes momentos del día a la luz solar, desde la madrugada hasta el atardecer, en diferentes días del mes. La intensidad y la calidad de la luz según las horas y los días cambia a veces sutilmente, y otras dramáticamente. Los tiempos de exposición no pueden aparecer como espacios en blanco en la pared, los espacios donde la vida entra en juego. “Heliograms” apunta hacia estas historias invisibles mediante la exposición de una fotografía del sol del siglo XIX a la luz del sol, una y otra vez, como si a través de la repetición algo invisible pudiera revelarse e iluminar el pasado con la luz del presente.

__________________________________________________________________________________

Lisa Oppenheim

It starts off with fire as a substitute for the sun, its reproduction in miniature on the tip of a stick. That which first alights the night. And as far as light travels, it’s velocity and intensity, through technological manifestations up to the night glow emanating from the keyboard onto which this text appears, it all comes back to the sun being composed of various fires and the function of fire to reproduce the sun’s light and warmth.

The three bodies of work on view collapse distinctions between how images are made and what is depicted. It’s a circular system, a kind of hermeneutics of image, albeit an imperfect and wobbly one. Conceptual and structural imperfections, the bumps in the circumference of the hermeneutic circle, describe both the space these three projects inhabit and the crooked line that links them.

Fire is used to expose images of smoke in the photographs Cuando el Río Suena, es que Agua Lleva.(2011) This is not a literal equivilant of an English proverb about smoke and fire, but rather a metaphorically accurate translation. The presence of smoke necessitates fire, even if it remains unseen. Instead of using the light of an enlarger, the light of a match is used to expose a negative. Fire lays outside the frame of the photograph, cropped out of sight, reemerging in the ignited match in the darkroom in which the image is made.

Yule Log (2009) is a film of a fire in a fireplace that is broadcast in New York City every Christmas morning. This mechanical hearth is meant to guide urban Santa Clauses down the chimney so the chimney-less children of the metropolis can receive presents. The image has been copied 28 times, to commemorate the number of years it had been broadcast as of 2009. With the passage of time and each subsequent ‘generation’ of viewing, the image falls apart until it the frame is engulfed in white, as if the film itself had been the victim of its own fire.

In Heliograms (2011) an image of the sun from July 8th, 1876 is exposed at different times of day to sunlight, starting at dawn and continuing through dusk on different days of the month. The intensity and quality of light between hours and between days changes sometimes subtly, sometimes dramatically. Times an exposure cannot be made appear as blank spaces on the wall, spaces where life gets in the way. Heliograms, points towards these invisible histories by exposing a 19th century photograph of the sun to sunlight over and over again, as if through repetition something unseen can be revealed, illuminating the past with the light of the present.